+961-3-145656

Reducción de mamas

Es la cirugía para reducir el tamaño de los senos.
Las mamas representan una parte muy importante del cuerpo de la mujer. Siempre han sido consideradas como una zona impregnada de sensualidad y están inevitablemente asociadas a la belleza femenina.
No existe un tamaño ideal de mamas y los cánones de belleza varían mucho de una persona a otra y de un país a otro. En todo caso lo más importante es que la mujer se sienta a gusto con sus senos y si ese no es el caso existe una solución quirúrgica.

La hipertrofia mamaria (senos muy grandes) suele se un gran problema para las pacientes. En muchas ocasiones genera dolor de espalda con adormecimiento de brazos y manos, estas ultimas asociadas a la presión que ejercen las tiras del sostén sobre los hombros. En otras ocasiones se presentan irritaciones en la piel producto del roce y la humedad. La gran mayoría de las veces las pacientes sienten incomodidad con sus mamas llegando a afectar incluso su autoestima y seguridad.
La hipertrofia mamaria (senos grandes) es el resultado de un aumento considerable en el volumen y peso de los senos bien sea posterior a la pubertad, el embarazo o como resultado de la edad.
La mama normal suele pesar entre 250 a 400 gramos. A partir de este valor podemos observar:
Hipertrofia leve: entre 400 y 600 gr
Hipertrofia moderada: entre 600 y 800 gr
Hipertrofia severa: entre 800 y 1400 gr
Gigantomastia: más de 1500 mg

La mamoplastia reductora (reducción de senos) es una intervención quirúrgica que tiene como finalidad corregir la hipertrofia mamaria (disminuir el volumen y el peso del seno) mediante la realización de una serie de incisiones quirúrgicas que permitirán retirar el exceso de tejido y la flacidez de las mamas. De esta forma se logra colocar los senos en una posición más armónica con el resto del cuerpo y se obtiene un excelente aspecto estético.

Descripción

La cirugía de reducción de mamas por lo regular se hace bajo anestesia general. Esto es un medicamento que la mantiene dormida y libre de dolor.
Para una mamoplastia de reducción, el cirujano extirpa parte del tejido mamario y de la piel. Los pezones pueden moverse para arriba para reubicarlos, por razones estéticas. Es importante que la mujer que se realice esta operación sepa que de no realizar la técnica adecuada (con las cicatrices que sean necesarias) el resultado no será satisfactorio ni durará en el tiempo (en algunos casos solo meses)
Es preferible realizar las cicatrices que sean necesarias y de esta manera obtener una forma mucho más bonita y duradera. Al final las heridas quirúrgicas, cuando evolucionan satisfactoriamente, pasan prácticamente desapercibidas.
Tres técnicas principales se pueden usar para realizar una mamoplastia reductora:

Técnica de pediculo inferior:

mediante este procedimiento la sangre que alimenta a la areola llega de las porciones inferiores de la mama. Es la técnica de elección cuando existen hipertrofias severas.

Técnica de pediculo superior:

mediante este procedimiento la sangre que alimenta a la areola llega de las porciones superiores de la mama. Se usa en hipertrofias leves y moderadas.

Tecnica bipediculada:

en esta técnica la sangre llega a la areola proveniente de ambos polos (superior e inferior) de la mama. Se usa en hipertrofias leves y moderadas.
Existen muchas otras técnicas pero de manera didáctica se presentan las tres más frecuentes. Las cicatrices resultantes siempre son las mismas variando solamente el manejo interno de la mama en cada operación.
Todas las técnicas han demostrado su eficacia y sus beneficios cuando son seleccionadas bajo estrictos criterios científicos y realizadas por personal calificado.

En el procedimiento más común:

El cirujano hace tres incisiones quirúrgicas: alrededor de la areola (la zona oscura en torno a los pezones), desde la areola hacia abajo hasta el pliegue por debajo de la mama y a través del pliegue inferior de la mama. Se extraen la grasa, la piel y el tejido mamario adicionales. Se traslada el pezón y la areola a una posición más alta. Con frecuencia, la areola se hace más pequeña. El cirujano cierra las incisiones con puntos de sutura para remodelar la mama. Algunas veces, la liposucción se combina con la mamoplastia de reducción para mejorar la forma de la mama y de las zonas de la axila. La operación puede durar de 2 a 5 horas.

Por qué se realiza el procedimiento

La mamoplastia de reducción puede recomendarse si usted tiene los pechos muy grandes (macromastia) y:

• Dolor crónico que afecta su calidad de vida. Puede estar teniendo dolores de cabeza, de cuello o de hombros.
• Problemas nerviosos crónicos causados por la mala postura, que ocasionan entumecimiento u hormigueo en brazos o manos.
• Problemas estéticos, como surco de la tira del sostén, líneas similares a cicatrices en la piel (estrías), dificultad para encontrar ropa que le sirva y baja autoestima.
• Salpullidos crónicos bajo las mamas.
• Atención indeseada que la hace sentirse avergonzada.
• Incapacidad para participar en deportes.
Algunas mujeres pueden aprovechar los tratamientos no quirúrgicos, como:
• Hacer ejercicio para fortalecer la espalda y los músculos de los hombros
• Reducir el exceso de peso
• Usar sostenes o sujetadores de soporte

Riesgos

Los riesgos de la anestesia y de la cirugía en general son:

• Reacciones a las medicinas
• Problemas respiratorios
• Sangrado, coágulos de sangre, o infección
Los riesgos de este procedimiento son:
• Dificultad para amamantar o ser incapaz de amamantar
• Cicatrices grandes que tardan mucho tiempo en sanar
• Pérdida de la sensibilidad en la zona del pezón
• Posición desigual de los pezones o diferencias de tamaño entre las mamas
Antes del procedimiento
Dígale a su proveedor de atención médica:
• Si está o podría estar embarazada.
• Qué medicinas está tomando, incluso fármacos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.
En la semana de la cirugía o dos semanas antes:
• Posiblemente necesite una mamografía antes de la operación. El cirujano plástico le hará un examen rutinario de las mamas.
• Le pueden solicitar que deje de tomar medicinas que dificulten la coagulación de la sangre. Estas incluyen ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil, Motrin), warfarina (Coumadin) y otros.
• Pregúntele al cirujano qué fármacos debe tomar aun el día de la cirugía.
• Si fuma, trate de dejarlo. Fumar hace más lento el proceso de sanación e incrementa el riesgo de problemas. Pida ayuda para dejar de fumar a su proveedor de atención médica.
En el día de la cirugía:
• Siga las instrucciones sobre cuándo dejar de beber y comer.
• Tome los fármacos que el cirujano le recomendó con un pequeño sorbo de agua.
• Póngase o lleve ropa suelta que abotone o cierre con cremallera por el frente.
• Llegue a tiempo al hospital.

Después del procedimiento

Posiblemente tenga que pasar la noche en el hospital.
Después de la cirugía, se le envolverá un apósito (vendaje) de gasa alrededor de las mamas y el tórax o usará un sostén quirúrgico. Use el sostén quirúrgico o un sujetador de soporte suave por el tiempo que el cirujano le indique, lo cual probablemente será por algunas semanas.
Los tubos de drenaje pueden ir pegados a las mamas. Estos tubos se retirarán al cabo de unos días.
El dolor debe disminuir en unas pocas semanas. Tome analgésicos para controlarlo. Asegúrese de tomarlos con alimento y bastante agua. NO aplique hielo ni calor en las mamas, a menos que el médico le haya dicho que puede hacerlo.
Al cabo de unas semanas, la hinchazón y los hematomas alrededor de las incisiones deben desaparecer. Usted puede experimentar una pérdida de la sensibilidad de manera temporal en la piel de la mama y los pezones después de la cirugía, pero esta volverá con el tiempo.
Siga las instrucciones que le den sobre los cuidados personales.
Programe una consulta de seguimiento con su cirujano. En ese momento revisarán qué tan bien está sanando. Las suturas (puntadas) se retirarán en caso de ser necesario. Su proveedor de atención médica le hablará sobre ejercicios especiales o técnicas de masaje útiles para usted.

Expectativas (pronóstico)

Es probable que usted tenga un buen desenlace clínico (resultado) de la cirugía de reducción de mamas. Puede sentirse mejor con respecto a su apariencia y puede estar más cómoda con diversas actividades.
El dolor o los síntomas de la piel, como las estrías, pueden desaparecer. Posiblemente necesite usar un sujetador de soporte especial durante unos meses para remodelar las mamas.
Las cicatrices son permanentes. Serán más visibles durante el primer año, pero se desvanecerán luego. El cirujano hará su mayor esfuerzo para hacer los cortes de manera que las cicatrices queden ocultas. Los cortes normalmente se hacen en la parte inferior de la mama. La mayoría de las veces, las cicatrices no deben ser notorias, incluso en ropa con escote profundo.

 

FAQ:

¿Se pueden mover los brazos tras la reducción de pechos?

La mayoría de las pacientes tienen una movilidad totalmente normal a tres dias aunque siempre se aconseja no realizar esfuerzos intensos ni levantar los brazos para peinarse o ponerse ropa durante duas semanas. No se podrán levantar pesos como maletas, bolsas de la compra o niños pequeños durante tres meses.

¿Cuándo puedo volver al trabajo?

Si no supone ningún esfuerzo físico puede retomarse a los 7 días según las molestias de cada paciente. Si el trabajo exige movimientos que hagan mover el pecho o esfuerzos físicos intensos se recomienda esperar al menos dos semanas .

¿Qué riesgos tiene?

Está descrita la disminución de sensibilidad del complejo pezón-areola y de otras áreas de piel, así como, aumentos de la sensibilidad o sensibilidad irregular que suelen ser temporales y desaparecen entre 3 y 6 meses. Puede haber casos en los que la capacidad de lactancia esté disminuida e incluso abolida. Aunque lo normal es que cicatricen bien, pueden presentarse retardo en la cicatrización de las heridas. Son muy infrecuentes la presencia de necrosis cutáneas

¿Cuánto dura la hospitalización?

Suele darse el alta hospitalaria al día siguiente de la intervención.

¿Qué cuidados debo realizar?

Previo a la intervención es importante que la paciente deje de fumar al menos dos semanas antes de la intervención; así como que suspenda cualquier medicación que pueda interferir en la cirugía, como la aspirina que puede ser causa de hemorragias. Caso de padecer enfermedades como diabetes o hipertensión deben estar controladas en el momento de la intervención. Luego de la intervención (cuidados postoperatorios tras reducción mamaria o de pecho) llevará un sujetador deportivo y son recomendables las tiras de silicona sobre las cicatrices, como tratamiento preventivo de las mismas.

¿En cuánto tiempo se aprecian los resultados definitivos?

La reducción de volumen y la posición más elevada de los pezones pueden verse desde el primer momento tras la intervención. Pero el volumen y la forma definitiva de la mama no se apreciarán hasta los dos o tres meses tras la intervención .

 ¿Puedo depilarme las axilas?

No suele haber ningún inconveniente pasados unos 14 días desde la operación.

¿Se notarán las cicatrices con bikini?

Las cicatrices quedan tapadas o cubiertas incluso son los bikinis más pequeños pero como no llegan a desaparecer por completo deben cubrirse adecuadamente.

¿Afecta la reducción de pecho a las mamografías?

No, en ningún caso. La eficacia de esa prueba no se ve alterada por esta intervención.