+961-3-145656

Aumento con protese

El deseo natural de tener buen aspecto y agradar hace que aquellas mujeres cuyos pechos no se ajustan a su propio ideal estético se sientan incómodas. La mamoplastia de aumento es una técnica de cirugía de las mamas destinada a mejorar el volumen y la forma del pecho femenino que le ayudará a sentirse mejor consigo misma.

Normalmente se someten a esta intervención aquellas mujeres que se sienten insatisfechas porque sus pechos no se han desarrollado con el tamaño que ellas esperaban. También se aconseja la mamoplastia a pacientes que quieren igualar las dos mamas por tener una más grande que la otra, o que pretenden restaurar el volumen natural de sus senos reducido a causa de un embarazo, a pérdidas de peso o debido a la edad. Este tipo de cirugía aporta soluciones específicas para cado caso.

Procedimiento

La mamoplastia de aumento es una técnica quirúrgica que consiste en la implantación de una prótesis de mama bajo la glándula mamaria o la fascia del músculo pectoral. El cirujano decidirá el lugar más conveniente dependiendo de su anatomía y del volumen de la mama existente. Generalmente se implanta por debajo del músculo para que la prótesis tenga más cobertura por los tejidos propios del cuerpo.

El procedimiento consiste en realizar una pequeña incisión en la areola o, en casos muy excepcionales, en el pliegue bajo el pecho o en el surco de la axila. Generalmente se utiliza la primera vía ya que permite un buen abordaje y la cicatriz queda perfectamente disimulada. Una vez colocado el implante, se sutura la incisión y se colocan unos drenajes que permanecerán por espacio de 24 horas. Le serán retirados antes de darle el alta.

Como resultado de la operación, puede notar una perdida transitoria de la sensibilidad de la zona que normalmente irá recuperando totalmente de manera paulatina y progresiva.

La duración de la intervención es de una hora aproximadamente.

El aumento de senos, algunos, lo consideran como una tendencia de los últimos años, pero se trata de una intervención de cirugía estética a la cual han recurrido cientos de mujeres para solventar problemas de salud, como por ejemplo haber sufrido una mastectomía; deseos de mejorar su imagen personal y fortalecer su autoestima; o querer corregir anomalías en sus mamas, como presentar senos tubulares o alguna otra malformación del pecho.

Sin duda alguna, la operación de aumento de pechos es una excelente opción para mejorar la figura y recobrar la confianza en uno mismo. No obstante, no deja de ser una intervención quirúrgica que requiere una buena planificación preoperatoria y seguir minuciosamente las pautas marcadas por el cirujano durante el periodo postoperatorio.

Selecciona un cirujano plástico de confianza

Elegir al médico que se encargará de la cirugía de aumento de pechos es uno de los aspectos más importantes. Para ello, hay que evaluar su preparación profesional, su experiencia y si realmente se establece una relación de confianza médico-paciente.

 

 

Aumento con grasas

Cuando envejecemos, la grasa que se encuentra por debajo de la piel (tejido subcutáneo), va desapareciendo paulatinamente, sobre todo en la zona del rostro y en las manos.

Las manifestaciones que ocurren en el rostro de la persona de edad avanzada, como los ojos hundidos, falta de volumen y definición en pómulos y arcada mandibular, se producen por la falta de volumen, que aportaba la grasa desaparecida, y que conlleva a la consecuente flacidez de todos los tejidos.

Para solucionar estos in esteticismos, así como otros derivados de la falta de volumen corporal (poco desarrollo de las mamas, pómulos, mentón, glúteos.) empleamos la técnica de Lipoestructura o relleno de grasa.

Entendemos por lipoestructura, la técnica que nos permite aportar volumen a distintas zonas del cuerpo mediante la utilización de la grasa propia del paciente como material de relleno.

La utilización de la grasa del propio paciente, como material de relleno para restaurar y dar volumen o remodelar, evita cualquier posible rechazo o incompatibilidad, al tratarse de un material autólogo. Podemos definir a la grasa antóloga como el mejor material de relleno y el menos nocivo para el organismo.

Es muy importante la técnica de implantación de la grasa para asegurar que la misma sobreviva en la zona implantada y mantenga el volumen conseguido, logrando que la grasa no se reabsorba a largo plazo.

Procedimiento

Para la obtención del tejido graso, y posterior implante, se precisa de una sedación y anestesia local de la zona donante, y/o anestesia general dependiendo del paciente y de la grasa necesaria que se precise en cada caso.

Las zonas donantes más frecuentes son: abdomen, cara interna de los muslos y rodillas, trocánteres (cartucheras) y papada.

Previa desinfección de la zona a tratar, procedemos a la obtención del tejido graso, de forma muy cuidadosa, mediante aspiración con una pequeña cánula de punta de roma unida a una jeringa especial (luer-lock) a presión negativa suficiente para aspirar y no dañar las células grasas.

Seguidamente el tejido graso es centrifugado para conseguir separar en tres estratos, el aceite (ácidos grasos), la grasa pura (que será la que infiltraremos) y los fluidos anestésicos, y la sangre, ubicados en la parte inferior. Procederemos a separar la grasa pura del resto. Todo ello nos permite la obtención de 3 cc a 7 cc de grasa pura, con todas las opciones intactas para sobrevivir, por cada 10 cc de material succionado.

Para evitar que la grasa se reabsorba y los resultados sean duraderos, la infiltración o injerto del tejido graso se realiza de forma intramuscular y subcutánea; a través de incisiones mínimas, cerca del área a tratar. Se utiliza una micro cánula con la que se depositan pequeños implantes, creando filamentos grasos de 1mm aproximadamente de diámetro; de tal manera que exista una distancia mínima de 2 mm entre ellos para garantizar su posterior supervivencia.

Tras finalizar el implante, procederemos a la inmovilización del injerto entre 7 y 10 días, con un vendaje con un esparadrapo de papel, o con la utilización de fajas de presoterapia.

En la mayoría de ocasiones sólo es necesaria una sesión de tratamiento, aunque en ciertos pacientes se requiere más de una, para conseguir el resultado deseado, sobre todo en aquellos casos en que se precisan grandes volúmenes de tejido graso para corregir el defecto.

 

FAQ:

¿Las cicatrices para colocar los implantes se pueden borrar?

Ojalá. En general las cicatrices son “casi imperceptibles” pero siempre que incidimos con un bisturí sobre la piel, ésta responde con una cicatriz cutánea. Existen cremas y apósitos para mejorar el aspecto durante el proceso de cicatrización.

¿Las prótesis pueden explotar en los aviones?

Si eso fuera así, ¿no han pensando que todas las prótesis que llegan a nuestras clínicas llegarían rotas? Y no es así. Las prótesis se fabrican bajo los más estrictos controles de seguridad y se transportan vía aérea desde Alemania, , Estados Unidos…

¿Debo cambiarme los implantes cada 10 años?

Todos los fabricantes de prótesis mamarias a nivel mundial ofrecen garantías por defecto de fabricación que varían desde 10 años a una garantía de por vida. Pero esto no significa que los implantes deban reemplazarse por otros pasado este tiempo si no dan problemas. Tampoco es cierto que los implantes deban cambiarse cada 10 años . Tampoco podemos asegurar que el implante dure toda la vida. Es posible que a lo largo de la vida de la mujer el implante deba ser cambiado al menos una vez.

¿Se nota la prótesis?

Depende. Según el tipo de mama que se tenga previamente y el tipo de implante así como el volumen son factores determinantes para el resultado tras la intervención. En cualquier caso, es más fácil de detectar con la mujer tumbada.

¿No puedo realizar deporte tras la operación?

Durante el primer mesy medio es recomendable no realizar deporte intenso. A partir de entonces y siempre que el proceso de recuperación haya sido correcto se puede practicar deporte. En pacientes que hacen ejercicio intenso puede ser recomendable poner los implantes encima del músculo pectoral, para evitar que éste deforme o desplace la prótesis.

¿No puedo dar pecho a mis futuros hijos?

En la intervencion independientemente de la vía de acceso para colocar la prótesis nunca se corta la comunicación de los conductos galactoforos  al pezón. Es decir, no imposibilita la lactancia materna en un futuro.

¿Puede haber rechazo de los implantes?

Las prótesis mamarias no se rechazan. Lo que puede ocurrir es una contractura capsular que es una cicatriz alrededor del implante más gruesa de lo normal. Según el grado de contractura en ocasiones es necesaria la reintervención.

¿Las cicatrices para colocar los implantes se pueden borrar?

En general las cicatrices son “casi imperceptibles” pero siempre que incidimos con un bisturí sobre la piel, ésta responde con una cicatriz cutánea. Existen cremas y apósitos para mejorar el aspecto durante el proceso de cicatrización.

¿Con el implante la mama es más difícil la detección de posibles tumores?

Hay estudios que muestran que la prótesis puede dar lugar a un 10% de falsos negativos en las mamografías. Esto quiere decir que es posible que se necesiten pruebas complementarias como la Resonancia Magnética para el diagnóstico. Las prótesis no aumentan el riesgo de tener cáncer. En el mundo occidental un 11% de mujeres pueden desarrollar cáncer en su vida.

 

 

 

Phasellus at sem auctor, bibendum turpis non, tincidunt orci. Vestibulum ante ipsum primis in faucibus orci luctus et ultrices posuere cubilia Curae; Cras mi augue, blandit in diam ut, sollicitudin pulvinar quam.
Donec imperdiet ligula nec nibh rutrum tempor. Pellentesque tincidunt aliquam magna, et molestie tortor convallis et. Maecenas accumsan non ligula quis ullamcorper. Duis pharetra neque purus, eget facilisis justo ultrices quis.