+961-3-145656

La labioplastia

La labioplastia o reducción de los labios menores

La labioplastia o reducción de los labios menores es, dentro de las intervenciones de cirugía íntima, sin ninguna duda, el procedimiento más realizado. Representa el 90% de dichas intervenciones. Además, la moda de la depilación integral (genitales incluidos), la práctica deportiva en gimnasios con el añadido de compartir vestuarios y duchas que permite mirar y comparar y el afán estético de mejorar la imagen más íntima lleva cada año a muchas mujeres a solicitar una intervención estética para rejuvenecer su región más íntima.
En la mayoría de los casos, las mujeres solicitan este tratamiento para mejorar la estética de sus genitales externos. Sin embargo, en otras ocasiones, cuando se trata de una hipertrofia severa de los labios menores, se realiza por “necesidad”, pues puede ocasionar irritación por el roce con la ropa interior, al practicar ciclismo o caballo e incluso con las relaciones sexuales. En casos severos, pueden presentar infecciones locales de repetición por la dificultad en la higiene de la zona.
El desarrollo de los labios menores se ha atribuido a diferentes causas, entre las que destacan factores genéticos, factores hormonales (enfermedades hormonales, tratamientos de estimulación ovárica), mujeres multíparas, inflamación local crónica .). Aunque lo cierto es que es difícil atribuir a una sola causa el presentar unos labios menores hipertrofiados.
El cirujano, antes de la intervención, debe de realizar una exploración minuciosa de la zona para determinar exactamente la porción de labio menor a eliminar, si hay también un exceso cutáneo en la piel que conforma el capuchón del clítoris y buscar posibles asimetrías entre ambos lados para que el resultado sea satisfactorio.
Las mayoría de las pacientes, cuando acuden a la consulta solicitando una labioplastia, quieren una reducción importante de sus labios menores. Sin embargo, deben de saber que lo importante no es la cantidad de piel eliminada de dichos labios, sino la que queda, para que las transiciones entre las diferentes zonas de los genitales externos sean armónicas. De esta manera se obtendrá un resultado natural.
Son necesarias unas pruebas preoperatorias para realizar la intervención con garantías y con el mínimo riesgo para la paciente.
La reducción de los labios menores es un procedimiento quirúrgico ambulatorio que se realiza con anestesia local. Al anestésico local se le añade un fármaco vasoconstrictor, el cual reduce ostensiblemente la vascularización de la zona durante la cirugía, siendo mínimo el sangrado. No precisa ingreso hospitalario, por lo que la paciente puede irse a casa tras la intervención.
Una vez aplicada la anestesia, se elimina el exceso de ambos labios menores según la estimación realizada en la evaluación preoperatoria. En ocasiones debe de prolongarse la resección cutánea a la piel del capuchón del clítoris para conseguir el equilibrio de toda la región. Es importante haber detectado posibles asimetrías entre ambos labios en la exploración previa para poder corregirlas durante la intervención.Se sutura la herida con hilo reabsorbible, el cual se va desprendiendo tras dos o tres semanas.
La ventaja que tiene esta intervención es que la cicatriz, que va recorriendo longitudinalmente el borde del labio, cuando pasan varias semanas desaparece pues el tejido que compone los labios menores es mucoso. De esta manera, no queda ningún rastro de que se ha realizado una intervención quirúrgica en la zona.
El dolor de esta intervención va a depender mucho de cada paciente y de la evolución durante las primeras 48h. A mayor inflamación y/o hematomas en la zona, los labios adquieren un mayor tamaño y rozan al caminar. Por el contrario, cuanto menor es la inflamación inicial, antes desaparece y las molestias ceden con rapidez. Además, se pautan analgésicos y antiinflamatorios para acelerar el proceso.
Si durante este periodo se guarda un reposo relativo, la evolución es favorable en pocos días.
La labioplastia no altera la sensibilidad de la zona. Los nervios principales de los genitales externos no transcurren por los bordes del labio menor que es donde se realiza la incisión, sino a un nivel más profundo, por lo que la sensibilidad no se ve afectada tras la intervención.
Los riesgos o complicaciones son mínimos y comunes a cualquier intervención quirúrgica como es la inflamación y algún hematoma los primeros días.
La infección de la herida es muy raro que se produzca, pues al tratarse de una zona muy vascularizada, protege a la herida frente a esta posible complicación, aunque la zona parezca todo lo contrario, con facilidad para desarrollar una infección.
Es conveniente guardar un reposo relativo en casa los primeros cinco días tras la intervención para minimizar la aparición de hematomas e inflamación importante, evitando esfuerzos bruscos.
Es aconsejable utilizar ropa cómoda y amplia los primeros días para evitar el roce e irritación en la zona.
Es recomendable lavar la zona los primeros días con agua fría o tibia y secar sin arrastrar, sino “a toquecitos”.
El porcentaje de pacientes satisfechas tras someterse a esta intervención está cercano al 100%, recuperando la autoestima y la confianza en si mismas y en las relaciones con sus parejas. Sin duda, se trata de una intervención sencilla, que se realiza con anestesia local, de manera ambulatoria y con un periodo postoperatorio muy breve, pudiendo reincorporarse a su trabajo en pocos días.

 

FAQ :

Cómo es el postoperatorio tras una cirugía íntima?

El postoperatorio tras una cirugía genital femenina o cirugía íntima suele ser muy llevadero, se suele controlar perfectamente con ibuprofeno y es raro que vayas a necesitar más medicación analgésica .

¿Tengo que guardar reposo?

Lo normal es hacerlo al día siguiente, pero no es obligatorio. Vida tranquila y sin grandes esfuerzos físicos en los días siguientes.

¿Cuando puedo volver al trabajo?

Si lo haces un viernes, el lunes podrías ir a trabajar. Es posible que al principio tengas algunas molestias pero siempre soportables.

Se me va a hinchar mucho la zona tras una labioplastia?

Tras una labioplastia cierto edema o inflamación de la zona es normal, verás que a partir de las 48-72 horas la hinchazón de la zona operada va a ir disminuyendo. Medidas como el reposo y el frío local (aplicado en la zona) van a ayudar a reducir la inflamación

¿Cuando puedo hacer vida normal sexual?

Si todo va bien deberás esperar al menos un a dos meses.

Cuándo tengo que ir a quitarme los puntos?

En la cirugía íntima, como la labioplastia utilizamos puntos de los que se caen con lo que por lo general no es necesaria la retirada de puntos. Durante las visitas después de operarte de cirugía genital femenina o cirugía íntima revisaremos la zona operada para ver que todo sigue su curso normal.

¿Que tipo de Anestesia?

Siempre anestesia local, y algunas veces sedación para que estés más tranquila.

¿Cúal es la principal complicación?

La complicación más habitual es que algún punto se suelte o bién una pequeña infección.